Ocurrió en la ruta frente al acceso del aeropuerto de Puerto Iguazú, Misiones (Argentina). El felino murió en el acto y un cachorro es atendido en el centro de recuperación de animales de la selva.

Una hembra de ocelote y su cría fueron atropellados por un vehículo el sábado 19 de enero en el acceso al Parque Nacional Iguazú cuando cruzaban la ruta nacional 12, hecho que provocó la muerte de la madre mientras que la cría fue rescatada y llevada a un centro de rehabilitación.

Testigos del atropellamiento señalaron a un ómnibus de turismo como responsable del hecho, mientras que el intendente de Parques Nacionales, Sergio Arias Valdecantos dijo que las primeras versiones apuntan como responsable del hecho a un taxi blanco de patente brasileña, «datos que se están investigando», indicó.Con respecto al estado de la cría rescatada, confirmaron que el animal está en observación en el centro de rehabilitación de animales silvestres Guirá Oga de la provincia de Misiones (Argentina).

TE PUEDE INTERESAR: Disfrutá de un paseo informativo por las maravillosas Minas de Wanda

Este gato silvestre es considerado una especie de valor especial por la Administración de Parques Nacionales por ser una especie en estado de conservación vulnerable y con escasa presencia en otras áreas protegidas.

Según datos proporcionados por el Ministerio de Ecología de esta provincia, unos 300 animales son atropellados anualmente, principalmente comadrejas, ositos meleros, reptiles y yaguaretés.Con el fin de proteger estas vidas es que el límite de velocidad es de 60 kilómetros por hora en parques y reservas, límites que no son respetados por conductores de vehículos pese a que esto está debidamente señalizado con cartelería de distintas dimensiones, bastones, cintas sonoras en la ruta y cámaras foto multas.

Entre los sectores más sensibles en lo que respecta a tránsito, distinguieron la ruta provincial 19, de Wanda hacia Andresito, la ruta nacional 12 hasta el Parque Nacional Iguazú y las rutas provinciales 2 y 7, en el tramo que recorre el Valle del Cuñá Pirú.

TE PUEDE INTERESAR: Conocé la colorida y seductora Región de las Flores

MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL OCELOTE

Tamaño y apariencia: el ocelote es un felino de tamaño intermedio entre el Tirica (Leopardus guttulus) y el Puma (Puma concolor). Mide entre 115 y 145 centímetros de largo total, de los cuales 40 a 45 centímetros corresponden a la cola. El peso oscila entre los 8 y los 16 kilos, siendo el macho más grande y pesado que la hembra.En el dorso y las partes superiores ostenta un fondo bayo mientras que en las partes inferiores el fondo es blanco, y sobre ambos sectores se disponen una suerte de ocelos o manchas alargadas de borde negro que encierran un color pardo-ocráceo y que suelen formar bandas en los flancos.

Dos líneas recorren desde sus orejas hasta la parte superior de los ojos, y otras dos atraviesan las mejillas. La cola se halla por lo general rodeada de anillos negros. Sus muslos, patas y frente están salpicados por manchas irregulares.El ocelote fue considerado, por su hermoso diseño, uno de los felinos salvajes de más bello pelaje, lo cual le contrajo severas consecuencias debido al intenso tráfico de su cuero.

TE PUEDE INTERESAR: Liberaron al primer oso hormiguero gigante en el Parque Nacional Iberá

Situación: tanto la caza como la destrucción del hábitat por el desmonte y el avance de la frontera urbana representan un peligro para el ocelote, habiendo reducido sensiblemente sus poblaciones y su área de dispersión. Antiguamente abarcaba las provincias de Entre ríos, Santa Fe y Corrientes, donde hoy prácticamente se halla extinto.

A mediados del siglo XX su piel fue muy comercializada, exportándose de Brasil y Paraguay una gran cantidad de cueros hacia Europa. Hoy día en nuestro país comparte amenaza con la mayoría de los felinos y animales selváticos, siendo su principal amenaza la destrucción y degradación de la selva donde habita.En Brasil su población se estima en 40.000 individuos, y en nuestro país entre 1.500 y 8.000.

Principales amenazas: aún al día de hoy la caza ilegal para comercializar su piel es una de las amenazas que enfrenta el ocelote, al igual que la caza por ataques a animales de granja. También sufre de tráfico ilegal para mascotismo.

Por último, la principal amenaza para el ocelote es la destrucción y fragmentación del hábitat a  causa de la expansión de la frontera agropecuaria, el desarrollo urbano y las forestaciones.