La celebración de este 21 de marzo es a modo de generar conciencia y enseñar sobre la importancia de los árboles para la vida.

Hoy se celebra el Día Internacional de los Bosques, con el objetivo de concienciar sobre la importancia crucial de los bosques en la vida de las personas y del Planeta.

La fecha se eligió porque coincide con la entrada de la primavera en el hemisferio boreal y con la del otoño en el austral.La Asamblea General de la ONU aprobó en diciembre de 2012 una resolución en la que declaró el 21 de marzo como el Día Internacional de los Bosques.

TE PUEDE INTERESAR: Situación crítica del yaguareté: en Argentina quedan menos de 250
Los bosques cubren un tercio de la superficie del Planeta. Alrededor de 1.600 millones de personas dependen directamente de los bosques para sobrevivir, proporcionándoles alimento, energía, medicina y abrigo. Los árboles proporcionan refugio y supervivencia a más del 80% de las especies animales y vegetales. Y son vitales para el ciclo de la vida. Pese a todos estos beneficios, la deforestación continúa a un ritmo imparable, de unos 13 millones de hectáreas al año.Cada año, se escoge un tema para la celebración del Día Internacional de los Bosques, siendo estos temas los de los últimos años:

  • 2019: Los bosques y la educación. ¡Aprende a amar el bosque!
  • 2018: ¡Vivamos en ciudades más verdes, saludables y felices!
  • 2017: Los bosques y la energía.
  • 2016: Bosques y agua.
  • 2015: Los bosques y el cambio climático.

TE PUEDE INTERESAR: Día Mundial de los Humedales: la importancia de cuidarlos
LA DEFORESTACIÓN EN ARGENTINA

Argentina se encuentra en alerta sobre la deforestación en el norte del país, donde cuatro provincias concentran el 80% de los desmontes.

Según un informe anual de Greenpeace, el 36,3% de la superficie deforestada el año pasado en Santiago del Estero, Chaco, Formosa y Salta fue en bosques nativos que están legalmente protegidos por su alto valor de conservación.La ley 26.331 de presupuestos mínimos de protección ambiental de los bosques nativos, de 2007, delega en las provincias la clasificación de sus bosques nativos, según criterios de sustentabilidad ambiental. Para eso, deben usar una de tres categorías -roja, amarilla y verde- que indican su importancia natural y si se puede o no desmontar o transformar de alguna manera y si, en el caso de hacerlo, se debe recuperar.

TE PUEDE INTERESAR: Suman ejemplares de guacamayo rojo al Parque Nacional IberáArgentina posee 53.654.545 hectáreas de bosques nativos, según la categorización que las provincias informaron a la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación para su revisión.

En el 80,3% de esas áreas está prohibida la deforestación porque las provincias les asignaron categoría I (roja) o II (amarilla). Apenas el 19,6% está en la categoría III (verde), lo que permite que se «puedan transformar parcialmente o en su totalidad».

Aunque desde 2014 los registros oficiales describen una reducción de la deforestación, en la primera década de la ley se perdieron 2,6 millones de hectáreas. El 32,3% eran bosques protegidos.DATOS QUE DUELEN

La Argentina es uno de los países que mayor tasa de deforestación mostró en los últimos tiempos. Fue tan acelerado el proceso, que en el siglo pasado el país perdió el 70 por ciento de sus bosques nativos: las zonas más afectadas fueron las provincias del Noroeste, los bosques chaqueños y la Selva de Yungas (en Salta, Jujuy, Tucumán y Catamarca).

Y las consecuencias son más extendidas de lo que parece: con el bosque también desaparecen animales, plantas y muchas personas se ven obligadas a trasladarse a zonas marginales en las ciudades.