Coco es un macho que llegó a la provincia de Corrientes luego de un largo viaje desde Europa.

Este ejemplar dos años y medio de edad, fue donado por el Zoológico Zootopia de Givskud, Dinamarca.

Ahora, será incorporado al proyecto de reintroducción de esta especie en el Parque Nacional Iberá.

TE PUEDE INTERESAR: ¡Buenas noticias! Registraron por primera vez a un yaguareté en Chaco

Asimismo, una vez superada la cuarentena, Coco será trasladado a la isla San Alonso.

Allí, estará junto con Alondra para que formen la primer pareja de reproductores de esta especie clave en el ecosistema del Iberá.

MÁS DETALLES SOBRE LA ESPECIE

Este ejemplar, representa un paso fundamental para el retorno de la especie a Iberá en un proyecto que lidera CLT, junto al Gobierno de Corrientes y la Administración de Parques Nacionales.

El retorno del predador tope de las aguas del Iberá está cada vez más cerca, sumando una especie más para recuperar y completar el ecosistema.

La incorporación de este ejemplar representa un paso fundamental en este proyecto único a nivel mundial.

Las nutrias gigantes son animales principalmente diurnos, sociales y territoriales.

Por ejemplo, utilizan los cursos de agua para alimentarse y desplazarse, si bien pasan gran parte del tiempo en tierra firme donde se desplazan con facilidad.

Por lo general, las nutrias viven en grupos familiares, en los que sólo la hembra dominante pare entre una y tres crías al año, las cuales son cuidadas por todo el clan.

LA NUTRIA GIGANTE EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

La especie está catalogada como amenazada a nivel internacional, críticamente amenazada en la mayoría de los países donde se distribuye.

Incluso, es considerada probablemente extinta en toda Argentina según la
Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

A su vez, la Sociedad Argentina para el Estudio de los Mamíferos la considera en peligro crítico de extinción y menciona que no hay registros de una población estable en Argentina.

TE PUEDE INTERESAR: El Muitú regresa al Iberá, tras su extinción hace 40 años

La combinación de factores como la modificación del hábitat, la contaminación, la caza furtiva y los conflictos con humanos, provocaron la retracción de sus poblaciones en Argentina.

En Argentina la nutria gigante habitaba las cuencas de los ríos Paraná y Uruguay, incluyendo los Esteros del Iberá.

También, penetraba en la región Chaqueña a través de ríos como el Bermejo, llegando por el oeste incluso hasta Jujuy.

Los últimos registros de la especie en el país datan de más de dos décadas, en las cuencas de los ríos Iguazú, Paraná y el arroyo Urugua-í en Misiones.

Fuente: CLT – The Conservation Land Trust –