Hace algunos días, liberaron cuatro ejemplares (Myrmecophaga tridactyla) de esta especie que se encuentra en peligro de extinción en el territorio del NEA.

Esto se da como parte del proyecto de reintroducción liderado por The Conservation Land Trust (CLT) Argentina, que ya reintrodujo la especie en ese ecosistema y que busca continuar aumentando su población.

“Guaraní”, un macho proveniente de Formosa (Argentina) y “Jepodé”, una hembra nacida en Isla San Alonso, la cual es hija de una de las primeras hembras liberadas allí, se encuentran en el portal San Nicolás.

Asimismo, mientras que la pareja formada por “Matoca” y “Copeña”, ambos ejemplares provenientes de Santiago del Estero, comenzará su vida en libertad en el portal Carambola, próximo a Concepción del Yaguareté Corá.

El proyecto de reintroducción de oso hormiguero gigante fue el primer proyecto que CLT Argentina, ahora Fundación Rewilding Argentina.

Este proyecto, inició en el Parque Nacional Iberá en el año 2007.

Además, este trabajo es hoy un referente internacional en materia de conservación, habiendo logrado la reintroducción de otras especies.

Por ejemplo, el venado de las pampas y el pecarí de collar, son especies autóctonas que fueron reintroducidas.

Por su parte, el guacamayo rojo, el muitú, la nutria gigante y el yaguareté están en proceso de ser reintroducidos.

MÁS DETALLES

Los cuatro ejemplares cumplieron la fase de crecimiento y cuidados intensivos en el Centro de Rescate de Osos Hormigueros (San Cayetano, Corrientes).

Allí, se realizaron todos los chequeos sanitarios pertinentes para que puedan continuar su vida en los pastizales, humedales y montes del Iberá.

Cada oso liberado cuenta con un collar emisor de radio que permite al equipo profesional de CLT monitorear su adaptación al medio natural.

Por ejemplo, pueden monitorear una eventual reproducción en el caso de las hembras.

Luego, el seguimiento continuará sin el collar, a través de cámaras-trampa, que permiten conocer su estado e incluso detectar el nacimiento de crías.

Con la llegada de estos osos hormigueros, se refuerzan las poblaciones en formación de San Nicolás y Carambola.

Los cuatro ejemplares se suman a las dos poblaciones ya establecidas en Rincón del Socorro y San Alonso, en el Gran Parque Iberá.

Además de traer de vuelta especies extintas, el proceso de Rewilding busca establecer un nuevo atractivo turístico para los habitantes y visitantes del Iberá.

Fuente: Radio Sudamericana.