Es la segunda unidad del área protegida para el traslado de visitantes. 

Las Cataratas, ubicadas en el Parque Nacional Iguazú, en la provincia de Misiones, tuvieron dos buenas noticias durante la última semana del mes de agosto. Por un lado recibieron al visitante un millón del año y por otro la presentación de una nueva locomotora eléctrica destinada al transporte de los turistas.

La reciente incorporación se suma a la locomotora también ecológica que funciona en el área protegida desde el año pasado, trasladando a los visitantes que llegan para conocer las Cataratas del Iguazú. Ambas presentan la particularidad de tener un funcionamiento propulsado por medio de baterías recargables, con la misma tecnología que un automóvil eléctrico.

La nueva locomotora fue adquirida en concordancia con los lineamientos del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable y de la Administración de  Parque Nacionales referidos al uso de energías más limpias en las áreas naturales protegidas. Tras la experiencia con la primera locomotora eléctrica, el área protegida contará ahora con las únicas dos locomotoras ecológicas del país destinadas al transporte turístico.

Sus características técnicas, incluyendo una mínima contaminación sonora, les otorgan grandes ventajas a su utilización en un área protegida. A su vez, su sistema de transmisión es el mismo motor eléctrico, lo que evita el uso de lubricantes que son potenciales contaminantes del medio.

La locomotora lleva acumuladas 340 horas de prueba desde mediados de junio, incluyendo ensayos intensivos -movilizando cinco coches de pasajeros- y ofreciendo en todos los casos resultados altamente satisfactorios.

Visitante un millón

La última semana de agosto el Parque Nacional Iguazú superó el millón de visitas en lo que va del año, anticipándose así por varias semanas a la misma cantidad de turistas que llegaron en 2017. La  familia de visitantes se llegó desde la localidad bonaerense de Benavídez.

“Vinimos unos días a disfrutar del Parque Nacional junto a mi esposo e hija. Es la primera vez que lo visitamos los tres juntos; nosotros habíamos venido solos a Iguazú hace cerca de diez años y tuvimos la mala suerte de coincidir con la sequía, así que ahora esperamos encontrar a las cataratas con mucha agua”, expresó Flavia Milis en representación de la familia distinguida como turista un millón de la temporada.