Este 2 de febrero se celebró el Día Mundial de los Humedales y en ese contexto te contamos cuál es la situación actual.

Esta fecha es para conmemorar la Convención sobre los Humedales, un tratado que sirve para la acción nacional e internacional en pro de la conservación y el uso racional de los humedales y sus recursos.

En este 2020, la celebración se centra en la biodiversidad, que es la variabilidad de organismos vivos de cualquier fuente.

Esto incluye los ecosistemas terrestres, los marinos y otros ecosistemas acuáticos y los complejos ecológicos de los que forman parte.

LA IMPORTANCIA DE LOS HUMEDALES

Los humedales proporcionan agua, protegen de inundaciones, sequías y otros desastres.

Además, proporcionan alimentos y medios de vida a millones de personas, apoyan la biodiversidad y almacenan más carbono que cualquier otro ecosistema.

Ya sean continentales, costeros o artificiales, el 40 % de las especies vegetales y animales del mundo viven o se reproducen en los humedales.

Mientras que más de 100.000 especies de agua dulce pueden encontrarse en los humedales.

Además, la biodiversidad de los humedales es importante para que la vida prospere por diversos motivos.

MÁS INFORMACIÓN DE LOS BENEFICIOS

  • La vegetación de los pantanos filtra los contaminantes del agua, lo que mejora la calidad del misma.
  • Los humedales proporcionan medios de vida a 1.000 millones de personas.
  • El arroz cultivado en los arrozales de los humedales es la dieta básica de casi 3.000 millones de personas, mientras que la mayoría de los peces comerciales dependen de los humedales costeros durante parte de su ciclo de vida.
  • El 30 % del carbono terrestre se almacena en las turberas. Las turberas, manglares, pastos marinos y marismas saladas almacenan carbono y materia para la acción climática
  • Los manglares y los arrecifes de coral protegen a las comunidades costeras durante las mareas de tempestad, los huracanes y los tsunamis, lo que reduce los riesgos de desastres.
  • Los humedales proporcionan servicios de ecosistemas por valor de 47 billones de dólares anuales, más que los de los bosques, los desiertos o los pastizales.

Pese a esto, el drenaje y rellenado para la agricultura y la construcción, la contaminación, la sobreexplotación de los recursos, las especies invasoras y el cambio climático, han provocado la pérdida del 35 % de los humedales del mundo desde los años 70.

Además, el valor de estos ecosistemas sigue sin ser reconocido en gran medida por los responsables políticos y de toma de decisiones.

Por ese motivo, las consecuencias son devastadoras para su biodiversidad, que experimenta un fuerte declive.

A su vez, el número de especies disminuye más rápido que en ningún otro momento de la historia.

LAS CONSECUENCIAS DE LA DISMINUCIÓN

  • Desde 1970, la disminución ha afectado al 81 % de las poblaciones de especies de humedales continentales y al 36 % de las especies costeras y marinas.
  • Entre 1970 y 2014, las poblaciones de peces, aves, mamíferos, anfibios y reptiles disminuyeron en un 60 %.
  • Un millón de especies animales y vegetales están amenazadas de extinción, siendo las especies de humedales las que más están disminuyendo.
  • El 25% de las especies de humedales están amenazadas de extinción, incluyendo aves acuáticas, mamíferos que dependen del agua dulce, tortugas marinas y especies de construcción de arrecifes de coral

Según la Convención Ramsar, la pérdida de humedales continúa con impactos negativos directos.

Los que se mide en la calidad y disponibilidad de agua, seguridad alimentaria, biodiversidad y secuestro de carbono.