Esta receta lleva pocos ingredientes pero tiene pequeños detalles para que salga delicioso.

El dulce de mamón o mamón en almíbar es uno de los postres de la gastronomía popular y que se consume en gran cantidad en el NEA.

Como su nombre lo indica, tiene como base al “mamón” (también llamado, en otros lugares del mundo: “papaya”, “melón de árbol”, “lechosa” o “fruta bomba”).

Este preparado es parte del arte culinario ancestral del Paraguay y del Noreste argentino.

Asimismo, para algunas personas resulta un poco empalagoso, por esta razón se recomienda añadir al final de la cocción jugo de pomelo o cáscaras de limón o naranja para contrarrestar el intenso sabor dulce.

INGREDIENTES

  • 1 kilo de mamón o papaya verde o a medio madurar.
  • 500 gramos de azúcar.
  • 4 clavos de olor, cáscara de naranja o limón.
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio.
  • Agua cantidad necesaria (más o menos 3/4 litro).

PREPARACIÓN

Lo primero que hay que hacer es cortar en gajos el mamón y si es grande los gajos cortarlos a la mitad.

Luego, los colocamos en una cacerola doble fondo o de aluminio grueso, formando capas intercalando la fruta y el azúcar.

Además, es importante distribuir los clavos de olor por arriba y tapar el recipiente con film o una tapa. Dejar reposar toda la noche.

Durante ese tiempo, el mamón va liberando el agua que contiene que facilitará la cocción.

Al otro día añadir agua hasta cubrir la fruta, llevar a fuego fuerte unos 10 minutos y seguir cocinando a fuego medio o bajo depende de la cocina y del estado de la fruta, aproximadamente 2 horas.

Así, cuando la fruta ya está suave pero firme, agregar la esencia de vainilla, y las cáscaras de naranja o limón.

Unos minutos antes de apagar el fuego incorporar el bicarbonato que es el que le dará el color ámbar al dulce.

Por último, servir el mamón en almíbar o dulce de mamón bien frío bañado de su almíbar y si algunos prefieren, acompañar con un trozo de queso.